LOS TERMOS DIGITALES TDG DE COINTRA DISPONEN DE DOBLE ÁNODO DE MAGNESIO PARA PROTEGERLOS AL MÁXIMO DE LA CORROSIÓN PRODUCIDA POR LA CAL Y PROLONGAR SU VIDA ÚTIL.

El ánodo de magnesio es uno de los componentes más importantes de un termo eléctrico y que más influyen en su duración.

La misión de este ánodo es evitar la corrosión que los componentes metálicos del termo sufrirían debido a su contacto directo y permanente con el agua.

Su composición de magnesio provoca que la corrosión le ataque a él preferentemente (de ahí que también sea denominado “ánodo de sacrificio”), manteniendo por más tiempo inalterables el resto de materiales.

Precisamente por el desgaste que sufre es esencial que sea revisado y sustituido periódicamente para garantizar la protección del termo.

El ánodo se ubica generalmente al lado de la resistencia, lo que provoca que la cal que en él se deposita, forme un bloque junto con la que se deposita en la resistencia o alrededor de la vaina, generando 2 inconvenientes:

. La resistencia pierde el contacto directo con el agua, con la consiguiente pérdida de eficacia en la transmisión del calor.

. El ánodo no puede ser revisado ni sustituido por lo que el termo pierde su protección contra la corrosión, acortando notablemente su vida útil.

Sin embargo, en los termos eléctricos Cointra el ánodo de magnesio está separado de la resistencia en todas sus gamas para evitar estos dos problemas.

Y, además, en la gama de termos eléctricos programables digitales TDG Cointra ha implementado un sistema especial para lograr una protección aún mayor contra la corrosión: el doble ánodo de magnesio.

Las ventajas de disponer de 2 ánodos de magnesio son considerables:

– Máxima protección anticorrosión del calderín

La total protección del calderín asegura el funcionamiento prolongado del aparato.

Gracias a ello, Cointra ofrece una garantía de 7 años en el calderín en su gama de termos digitales TDG (siempre que se haga una revisión anual del ánodo a partir del 2º año).

– Cómoda revisión y mantenimiento

Los ánodos van roscados a la envolvente de forma independiente (en la parte inferior y superior) y no se encuentran en la brida junto a la resistencia, lo que simplifica enormemente la operación de revisión y/o sustitución.

Máxima duración de los ánodos

El recubrimiento especial anticalcáreo Blue Forever elimina drásticamente la generación de iones metálicos provenientes de la resistencia y responsables de las reacciones químicas negativas con los iones del agua que desgastan los ánodos de magnesio, garantizando la máxima duración de estos y, consecuentemente, del calderín.

A la hora de elegir un termo eléctrico, recuerda… ¡doble ánodo, doble protección anticorrosión!

COMPÁRTELO:Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
No hay comentarios

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *